REMEDIOS CASEROS

Cuando las glándulas amígdalas se inflaman a menudo y se padece mucho de resfríos, es bueno pintárselas con Merthiolate una o dos veces al día durante 3 meses. Después de hacer esto, casi siempre las glándulas se, curan para toda la vida.


Las hojas de la papaya son muy buenas para el hígado. Se pone a hervir una hoja de papaya en un litro de agua. Cuando el agua esté bien verde se baja, se deja enfriar y se vacía en und botella bien limpia. Todos los días en la mañana hay que tomar la cuarta parte de, un vaso de este cocimiento hasta que la persona se componga.

Unas 3 hojitas de orégano hervidas en leche o simplemente en agua, sirven para aliviar la bronquitis. A muchas personas les ayuda a descongestionar el pecho cuando tienen un fuerte resfrío o una bronquitis. En caso de bronquitis asmática, da también magnífico resultado tomarlo unas 3 veces al día. Al primer hervor se baja la leche o el agua, se cuela o se sacan las hojitas del orégano y se endulza con azúcar o con miel de abeja si se desea.

Para las espinillas da muy buen resultado una loción que se hace con 3 onzas de alcohol de 90 grados y 3 cucharaditas rasas de óxido de zinc. Todas estas cosas se consiguen fácilmente en las boticas o farmacias.

El ciprés se usa para curar úlceras o llagas pequeñas en las piernas. Se hierven unos cogollos de ciprés en una botella de agua. Se deja enfriar y cuando está apenas tibia se lava la llaga con esa agua. Luego se espolvorea la llaga con bismuto. En las farmacias lo llaman Subgalato de Bismuto o Dermatol. Esto se debe hacer todos los días, por lo menos durante un mes.

Para fortalecerse contra los resfríos, se recomienda tomar durante varios meses pastillas de vitamina C de 500 miligramos. Se pueden tomar 2 pastillas al día. Esas pastillas son relativamente baratas. La vitamina C se encuentra también en muchas frutas como naranjas, limones, guayabas.

La cebolla es un buen remedio para la tos. Se parte una cebolla en tajadas. Se pone en un plato, se le echa azúcar y se deja reposar. Del jugo que suelta se puede tomar una cucharadita 3 veces al día.
Para parar las hemorragias por la nariz, se puede usar bicarbonato. Se hace un taquito de algodón seco y se pasa por el bicarbonato también seco. Luego se pone un taquito en cada ventana de la nariz.
Para los hongos que se forman alrededor de las uñas da muy buen resultado una pomada que se hace con una cucharada de manteca de cerdo, .una cucharadita rasa de ácido bórico y un cuadrito de alcanfor. Esta pomada se pone varias veces al día. Hay que ponérsela aún unos días después de que el dedo se vea sano, pues los hongos son difíciles de curar.

Poniéndose todos los días leche de magnesia en las axilas o sobacos, se evita el mal olor del sudor. Para los pies, se puede usar alcohol con ácido salicílico al 5 por ciento.