Conoce los distintos tipos de contrato que pueden existir en una empresa

Entérate de los diferentes tipos de contrato de trabajo que pueden existir en una empresa

Hoy día existen muchos jóvenes profesionales que aún les cuenta encontrar empleo, es por ello que este post hablaremos del contrato de prácticas el cual ofrece una buena oportunidad para emprenderse en el mundo laboral, ganar experiencia y si la suerte le acompaña, quedarse en la empresa donde empezó.

En este artículo detallaremos los distintos tipos de empleo que pueden tener una empresa.

En la actualidad existen varios tipos de contratos de trabajo que te pueden permitir realizar prácticas en muchas empresas, tomando en cuenta lo que pueden aportar a corto o largo plazo para tu trayectoria profesional.

Sin tener experiencia esta sería una buena manera de empezar a  inmiscuirse en puestos de trabajo relacionados con lo que se ha estudiado.

¿Te gustaría conocer algunos de ellos? Empecemos!

Contrato a tiempo parcial

Este es uno de los contratos de prácticas que más ofrecen las empresas a personas profesionales.  Dado que el trabajador debe completar la mitad de la jornada acordada, es decir, ocho horas al día diariamente o menor según sea el caso.

En el convenio entre empresa y trabajador el horario puede ser fijo o flexible, pero recordando que no debe de excederse de las horas establecidas.

Contrato formativo

El contrato formativo se basa en la práctica profesional que realiza un trabajador en la empresa relacionada con sus estudios y la prestación de este trabajo es retribuido. Para ello, el solicitante debe poseer título universitario o cualquier otro documento que lo acredite como profesional.

El tiempo que puede desempeñar dentro de la empresa es de a seis meses a dos años. Aunque generalmente son las mismas casas de estudios los que realizan convenio con las empresas para este tipo de contrato.

En cuanto al salario o remuneración ésta es acordada por la empresa o en otros casos lo acuerda con el trabajador.

Contrato de interinidad o relevo

Es aquel que se utiliza cuando se necesita cubrir una vacante. De hecho, es el menos utilizado a la hora de contratar un becario.

El tiempo que deba cubrir el pasante dentro de la empresa culmina dependiendo de la ausencia del trabajador bien sea que lo releve por motivo de jubilación parcial, maternidad o vacaciones.

Contrato por servicio determinado

Es el más indicado para estudiantes de formación profesional, su finalidad consiste en realizar un trabajo o servicio determinado durante un tiempo determinado.

Las empresas autónomas son las que más utilizan este tipo de contrato dado que son las que buscan siempre un perfil profesional específico. Su duración es de dos a seis meses, dependiendo de la profesionalización del trabajador.

De manera que, si eres estudiante o ya te profesionalizaste y te encuentras en búsqueda de empleo, ten presente que las prácticas son una oportunidad para conseguir un contrato indefinido puesto que te ayudan a adquirir más experiencia que ayudará a complementar tu hoja de vida.

Así tendrás la oportunidad de obtener conocimientos bajo la supervisión de tus compañeros de trabajo o quien quita conseguir un puesto de trabajo.