Finanzas y pareja

Nos casamos por amor y nos divorciamos por dinero. Elegir una buena pareja, en términos financieros, te evitará muchos dolores de cabeza.

Si estás pensando casarte por primera o segunda vez, es normal que sientas temor ante todos los casos que ves alrededor. Te comparto qué debes tomar en cuenta para elegir bien:
Detente a pensar qué buscas
La mente necesita enfoque. Al saber con detenimiento qué necesitas, desechará lo que no llena ese patrón e identificará lo que sí. Existen estudios clínicos que demuestran que tu mente te mostrará más fácilmente lo que deseas si lo tienes claro.

Los príncipes y princesas de los cuentos no existen
Tus creencias son muy importantes. Existen personas que están buscando un príncipe o una princesa, alguien millonario que les brinde todo lo que desean y las complazca; eso es una creencia. Hay individuos que detectan esto, te van a dar todo lo que deseas y te complacerán, pero están muy lejos de ser la pareja responsable y madura que quieres; sin embargo, tus creencias te dicen que son justamente lo que estás buscando, cegándote ante la realidad.
Lista tus creencias, lo que piensas acerca de una pareja adecuada, luego confróntalas y podrás saber cuáles son perjudiciales.

Ver es más importante que oír
Si deseas saber si una persona es organizada financieramente, enfócate en ver cuántas tarjetas tiene en su cartera, qué opinión tiene de los préstamos y cómo los maneja, qué tiempo ha tenido en su último trabajo, cuál ha sido su evolución económica y personal. No escuches; observa.

No juzgues a la ligera
En el pasado nos sentábamos a la orilla de una fogata a conversar por horas, o íbamos a un parque a caminar por horas; ahora un mensaje de texto y un obsequio llenan las normas de convivencia. No puedes medir el carácter de una persona sin verla tomar decisiones y eso lleva tiempo.
Una persona puede parecerte de pocos recursos, si no sabes, por ejemplo, que está pagando una especialidad para superarse o que asumió los gastos médicos de su madre. También está el otro extremo: cuando tiene un auto costoso y gasta mucho dinero, a costa de altas deudas en tarjetas de crédito y financiamientos.

Todos tenemos una historia
Es saludable interactuar con la familia de tu pareja, de una forma respetuosa. Conoce su dinámica financiera. ¿El padre siempre ha sido proveedor y la madre nunca ha trabajado? ¿Qué opina su madre sobre esto? ¿Qué opina tu pareja sobre esto? ¿Es, por el contrario, una familia matriarcal? Esto no necesariamente nos define, pero definitivamente influye.

Comparte, sigue atento a nuestro blog… y buena suerte…