Consejos para equilibrar tu vida laboral y familiar

El equilibrio de la vida familiar y laboral se ha convertido en una de las grandes aspiraciones de la gran mayoría de la gente. A pesar de que se han logrado avances para lograr este objetivo, el camino que aún queda por recorrer es largo.

No cabe duda de que en no pocas ocasiones la posibilidad de que exista esta deseada conciliación depende de la buena voluntad del lugar donde trabajamos. Sin embargo, esto no quiere decir que nosotros no podamos -o debamos- poner también de nuestra parte. Te comparto algunos consejos que pueden ser un buen comienzo para conciliar trabajo y vida personal.

Hacer un análisis realista
Lo primero que tenemos que hacer es tener muy clara cuál es nuestra situación presente de acuerdo a nuestros horarios de trabajo y a los recursos que tenemos para poder hacer el mejor uso posible de ellos. La conciliación comienza por ser realista y tener expectativas ajustadas a la situación personal. Una vez hayamos analizado la situación actual, deberíamos marcar un área de mejora concreta; es decir, analizar si lo que se quiere es encontrar más tiempo para uno mismo o pasar más tiempo con la familia.

Repartir las tareas domésticas
Un buen modo de conciliar vida familiar y laboral es repartir las responsabilidades de organizar el funcionamiento y las tareas del hogar entre todos los miembros de la familia, incluidos los hijos. Todos debemos colaborar en casa, para de ese modo permitir que los demás disfruten también de tiempo libre y no carguen con todas las responsabilidades. Para ello es aconsejable elaborar un calendario de tareas para seguir un orden.

Evitar desplazamientos largos
Obviamente, esto no siempre está a nuestro alcance, pero en la medida de lo posible cuando se busque una vivienda es aconsejable buscar aquellas localizaciones que estén situadas en zonas con todos los servicios cerca (colegios, guarderías, centros médicos, parques, academias, espacios deportivos, administraciones, zonas comerciales,etc). Así no se pierde tiempo en largos desplazamientos y se utiliza menos el coche. Si tenemos la posibilidad, también establecer la vivienda en un área cercana al trabajo ya que el tiempo que se dedica en ir y venir del trabajo es un tiempo perdido.
Optimizar los horarios de trabajo
El trabajo en casa, el horario flexible, o el trabajo a tiempo parcial por parte de uno de los progenitores pueden ser medidas efectivas para lograr un equilibrio. Del mismo modo, en caso de que padre y madre tengan horarios complementarios pueden turnarse en el cuidado de los niños sin tener que pedir ayuda con tanta frecuencia a los abuelos.

Diferenciar lo urgente de lo importante
En el trabajo siempre hay que tener claro qué tareas hay que realizar en cada momento. Existen tareas urgentes, tareas importantes y tareas que son más accesorias. Es necesario sacar adelante tanto lo urgente como lo importante, pero las tareas urgentes no pueden posponerse en el tiempo, mientras que las importantes pueden realizarse a posteriori. Establecer esa dinámica de trabajo va a permitir disfrutar más del tiempo libre, conciliar todos los aspectos vitales y conseguir mejores resultados.

Realizar gestiones desde casa
Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, muchos trámites o gestiones se pueden hacer desde casa. Esto ofrece la posibilidad de pasar más tiempo en el hogar y no tener que desplazarse. Desde hacer la compra por internet hasta el teletrabajo son opciones que facilitan la conciliación laboral y familiar.

Eliminar actividades que consuman demasiada energía
Si queremos tener un buen equilibrio hogar-trabajo, es mejor reducir, tanto la práctica de deporte como la de cualquier otra actividad en el caso de que pueda llegar a agotarnos. Estas actividades son muy recomendables para desestresarnos de la rutina diaria, pero en ocasiones la actividad física nos consume demasiado y llegamos a casa sin ganas de nada, las puedes realizar 2 o 3 veces a la semana.

Sigue atento a nuestros consejos… Si quieres que compartamos otros, escríbenos, recomiéndanos… y buena suerte…