Tipos de transmisiones para tu automóvil

Si estás en la búsqueda de un automóvil nuevo entonces debes tomar en cuenta dos factores de gran importancia, los cuales son: tu estilo preferido de manejo y el tipo de automóvil que tienes en mente.

A continuación te presentaremos los tres tipos de transmisiones para tu automóvil:

Transmisión manual

Es mejor conocida como transmisión mecánica o stick-shift. A lo mejor recordarás esos vehículos o camionetas que conducían tus abuelos o padres, la palanca de cambios subida en la columna de dirección, a la derecha y detrás del volante.

Los nuevos modelos traen esta misma palanca subida verticalmente en la consola central, vinculada a la transmisión por medio de un varillaje.

Para sustituir los engranajes, una rueda de embrague  interpuesto entre la transmisión y el motor debe ser soltado por medio de un tercer pedal situado en el lado izquierdo del freno.

Cuando se pisa el pedal de embrague, este disco se libera, se selecciona la marcha, se suelta el pedal y se vuelve a enganchar el pedal.

Saliendo de un punto muerto, el ensamblar el embrague con lentitud el disco se desgastará prematuramente, y por otro lado, si se acopla muy rápido el motor se detendrá.

Aprender a conducir con transmisión manual llega a tomar su tiempo, pero se debe tomar en cuenta que una vez controlado se hace más sencillo el trabajo.

No sólo eso, todos aquellos que aprenden a manejar esta transmisión manual relativamente aprenden a manejar todo tipo de autos en cualquier lugar del mundo.

Transmisión automática

Anteriormente las transmisiones automáticas eran súper costosas, ahora se han generalizado más y se pueden llegar a adquirir. De estas transmisiones hay dos tipos, una de ellas es la tradicional.

Esta está vinculada al motor mediante un convertidor de par hidráulico. El otro tipo de transmisión es la automática de doble embrague, sus dobles embragues pueden cambiar de partida sin la intervención continua del conductor.

Contar únicamente con dos pedales trae muchas ventajas, una de ellas es que es casi absurdo que se detenga el motor con esta configuración. Otra de sus ventajas es que, un carro automático suele ser mucho más suave y más agradable de manejar que uno manual.

Transmisión CVT

Por último, está este tercer tipo de transmisiones mejor conocida como CVT o variable continua. Pero, en vez de engranajes, las CVT se basan de un sistema de poleas y correas que brindan un número incontable de relaciones. Esto quiere decir que sus transmisiones nunca cambian.

Es común que veamos este tipo de transmisión en motocicletas, scooter y motos de nieve. Por lo que se deduce que un automóvil de este tipo suele ser más liviano. Las transmisiones de variable continua mejoran mucho su gasto de gasolina.

Los fabricantes de estos modelos, en uno de sus intentos por promover sus productos han llegado a ofrecer autos con esta transmisión con paletas de cambio que llegan a elegir unas relaciones pre-programadas que copian exactamente los engranajes de forma automática.

Es preferible estar seguros y probar antes este tipo de modelo antes de realizar una compra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *