¿Antes de dar el «Sí a todo» en tu empleo, debes saber esto?

¿Eres del tipo de persona a la que dice “sí” a cada petición que se le hace en el empleo? Quizá este sea uno de los problemas más comunes que se ven a menudo. A muchas personas les cuesta decir “no” piensan que es algo grosero o descortés.

Es muy común que al ser nuevo en un empleo los jefes o compañeros abusen de esa confianza por ser “el nuevo”. Esto es algo que se debe controlar, pues si das paso a todas las tareas que se te asignen tu cuerpo se agotará más por haber trabajado de más.

¿Te ha pasado esto?

¿Siempre te quedas trabajando horas extras de tu horario normal? ¿Suelen pedirte seguidamente ayuda para realizar alguna tarea que no te corresponde? Estas prácticas nacen de la falta de consideración de los demás trabajadores que te rodean.

Quizá estés en tu empleo soñado y no quieras perderlo por nada del mundo pero, ten la seguridad que si tienes un “no” por respuesta a tareas que no son de tu alcance nadie debe de perjudicarte.

Si tienes la “costumbre” de darle paso a todo, todos en tu alrededor abusaran de eso, recuerda que todos merecemos descansar por igual aprende a decir “no”.

Cuestiónate esto antes de responder

A continuación te traeremos tres preguntas que debes hacerte a ti miso antes de responder en tu situación laboral:

Utilidad

¿Qué puede enseñarme llevar a cabo esta tarea?

¿Me enseñaría algo nuevo?

¿Me acercaría más a un compañero creando un vínculo más profesional?

¿Quizá será un desperdicio de trabajo?

Si a menudo han solicitado tu ayuda para hacer este tipo de tareas que no deberías hacer, lo recomendable es hablar con tu jefe y pedir que te suba el rango de cargo actual. Así además de cumplir con lo que ellos esperan ganarás más dinero.

Motivo

¿Por qué solicita mi ayuda?

¿Requiere de mis habilidades o sólo anticipa mi respuesta?

Preguntarse esto nos hace darnos cuenta de aquellos interesados que sólo nos hablan por nuestra capacidad laboral.

Pérdida

¿Qué es lo que perderás luego de dar ese “si” como respuesta?

¿Cancelarás una de tus actividades ya planeadas con anticipación?

¿No tendrás tiempo libre suficiente para descansar?

¿Descuidarás tus tareas oficiales en la oficina o empleo?

Esta última también es muy importante analizarla. Todos anhelamos un fin de semana sin estrés y si tú ya has hecho planes con tu familia o amigos y a última hora en tu empleo te piden ayuda para una situación laboral no es un pecado negarse a hacerlo. Piensa bien antes de cargar con una responsabilidad más.

Decir “no”, no te hace un mal profesional esta respuesta es importante para aprender a poner límites. Así que ya no te sientas mal por haberte negado a algo, dedicar tu tiempo a lo que verdaderamente te corresponde es lo primordial.

Por otro lado, si ya estas acostumbrado a decir “sí” además de hacer tareas que no te corresponden, motivan o te interesan déjame decirte que estás trabajando para cumplir objetivos ajenos y no para alcanzar tus propias metas. Convertir ese “sí” en un hábito puede llegar a ser el comienzo de la frustración laboral.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *