Bullying escolar: Cómo prevenirlo

El acoso escolar es una situación de violencia sostenida entre iguales que genera miedo y una ansiedad enorme a la persona que lo vive diariamente, y tiene un gran impacto en su salud mental.

Según investigaciones el 90% de los menores que sufren acoso escolar, tienen consecuencias emocionales como síntomas de ansiedad, miedo, indefensión aprendida, estado de alerta o problemas de autoestima, en torno a un 10% de los casos se relacionan con ideas suicidas.

Los motivos por los que se sufre acoso escolar son variados. El aspecto físico, tener algo diferente al resto del grupo, cómo te expresas, las cosas que dices o haces, o el sacar buenas notas, son algunos de los elementos más destacados.
En cuanto a las características de los agresores, el denominador común es la falta de control del impulso y de empatía, aunque las motivaciones cambian con la edad. Por lo general, en la Secundaria hay un sentimiento de superioridad y falta de habilidades y empatía, mientras que en Primaria se habla de problemas emocionales destacados, como baja autoestima, inseguridad, frustración o miedo el rechazo.

Como padres, a la hora de abordar el problema debemos tener en cuenta estos consejos para evitar la situación de acoso escolar, porque se debe tratar tanto a la víctima como al agresor.
Cuida a tu hijo (a), es importante enseñarle que no se lastime ni lastime a alguien, haz todo lo posible por apartarlo de una situación de acoso.

Debes conocer los hechos y circunstancias de la situación de acoso, pregúntale a tu hijo (a) sutilmente pero de manera directa si alguien lo está molestando, incomodando o avergonzando, trata de facilitarle la conversación para que se sienta en libertad de hablar. Toma nota de todos los detalles de la conversación, intenta hacer una cronología de lo sucedido y evalúa junto a tu hijo y si lo puede manejar.

Otro punto importante es la comunicación con los profesores, se debe reportar a la escuela el caso de acoso, reúnete con su maestro, si es necesario, solicita que este el rector presente, pregunta si el personal de la escuela ha presenciado alguna situación de acoso y cómo han reaccionado. Relata la historia de tu hijo, entrega evidencias y pregunta que hará la escuela y cómo lo hará para evitar que se repita.

Revisa las políticas de la escuela en cuanto al acoso, en el manual del estudiante o en el sitio web de cada distrito escolar, para conocer sus políticas antiacoso, de esta forma tienes el paso a paso para reportar el acoso.
Es importante también hacerle seguimiento a la respuesta que de la escuela, supervisar las medidas que se hayan tomado en cuanto a la situación y si el acoso continúa informar nuevamente a la escuela preguntando que harán al respecto, asegurándote siempre de hablar con tu hijo y brindarle consuelo, el apoyo familiar es clave. La escucha diaria de las emociones, el no minimizar sino lo contrario: dar mucha importancia a los que los hijos nos dicen que están sintiendo, disminuye el impacto de todo lo que les vaya a pasar.

Si notas que el acoso continúa por más de dos semanas de haberlo reportado a la escuela puedes comunicarte con el superintendente del distrito escolar por teléfono y por escrito, también al comité escolar estatal, y si no obtienes alguna respuesta, comunícate con el departamento de educación de estado.

Si aun así el acoso continúa, contacta un abogado con experiencia en ley de educación, será de mucha ayuda en estos casos. Siempre se debe evaluar por qué un niño o adolescente tiene esas actitudes violentas. Cada caso de acoso es único y depende de muchos factores, como el desarrollo del niño, su situación particular, entorno familiar y de la actuación de los centros educativos, por eso es tan difícil de erradicar.

Sin embargo, en los centros educativos se ha producido un avance en los últimos años y cada vez existen más herramientas para atajar la violencia escolar. No obstante, hay que seguir incidiendo en este tema. Para ello, es importante que la escuela actúe rápidamente, identifique las señales de riesgo y no minimice cuando exista una denuncia.

Sigue atento a nuestros consejos… Si quieres que compartamos otros, escríbenos, recomiéndanos… y buena suerte…