Errores que cometemos al ducharnos

Muchos certificamos que uno de los lugares más satisfactorios es la ducha, allí además de asearnos luego de un largo día nos podemos relajar. Aun así, en este adorable espacio de paz ubicado en nuestro hogar cometemos algunos errores que pueden perjudicar nuestra salud.

Tu salud es lo más importante para nosotros, es por eso que hoy hemos preparado este artículo indicándote las acciones que debes evitar a toda costa estando en la ducha. Según los expertos, mientras va pasando el tiempo y nos volvemos más adultos las glándulas sebáceas poco a poco se van desapareciendo. Es por ello que cuando estamos en edad adulta la piel es más propensa a sufrir de piel seca. Exactamente lo mismo que sucede con el cabello.

1.- No lavarse los pies

Aunque es un secreto que muchos no confesamos, quizá a unos cuantos se nos olvide frotarnos los pies. Nos centramos tanto en otras partes del cuerpo que a los pies  sólo los enjuagamos y enjabonamos más no lo frotamos para eliminar todo tipo de bacteria. En los pies, exactamente en medio de los dedos suelen crecer más los hongos y las bacterias por esta misma razón.

2.- Abandonar la esponja en el baño

¿Sabías que la esponja no sólo absorbe el jabón y el agua? En la esponja se esconden miles y miles de bacterias, hongos y pieles muertas si optamos por dejarlas en lugares húmedos como la ducha.

3.- Usar la toalla con mucha fuerza

Quizá tengamos por costumbre secarnos rápido luego de la ducha por el inmenso frío que hace o tal vez porque vayamos tarde a nuestra cita. Pero secarnos bruscamente le hace mal a nuestra piel.

La salud de nuestra piel es muy importante, ésta es muy delicada así que lo ideal es darnos pequeños toquecitos con la toalla luego de salir de la ducha. Esto se hace para no irritar o agrietar la piel.

4.- Jamás laves el cabello todos los días

Lavarse el cabello diariamente puede quebrarnos con más facilidad la cabellera, además de hacer que pierda su brillo natural. Así que aquellas personas con el cabello fino o muy delicado deben evitar a toda costa lavar el cabello con frecuencia. Con dos veces a la semana es más que suficiente, así el pelo se conservará hidratado.

Por otro lado, las personas con los cabellos rizados o gruesos, es suficiente con lavarse el cabello sólo una vez a la semana.

5.- Demorar en hidratar la piel

Muchos emprendedores luego de un largo día agotador, lo único que quieren es ducharse y de una vez acostarse a ver la televisión hasta quedar dormidos. Esto es un mal hábito que debemos eliminar. Una vez nos duchemos lo recomendable es secar la piel dando toques con la toalla y de inmediatamente aplicar nuestra crema favorita ¡Sin dejar pasar un periodo extenso!

6.- Olvidarse del baño luego de ejercitarnos

Es súper higiénico ducharnos luego de realizar cualquier tipo de actividad relacionada al ejercicio. Obviamente es normal que el olor a sudor salga de nuestro cuerpo, así que para evitar la proliferación de bacterias ¡aséate luego del ejercicio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *