Remedios Caseros: EL JENGIBRE

El jengibre es un condimento muy apreciado en todo el mundo des de hace miles de años. También se ha utilizado por sus propiedades medicinales.
Lo que se usa son sus tallos gruesos y nudosos que crecen debajo de la tierra. Esos tallos son conocidos comúnmente como “raíz de jengibre”. Como condimento hay que utilizar lo en poquitas cantidades, pues su sabor es fuerte, algo picante y con un aroma muy especial. Se utiliza para hacer salsas, sopas, adobar carnes, y también para hacer galletas y postres. Algunos de sus remedios son:

Con tra la artritis e inflamaciones musculares, la gripe y las náuseas provocadas por la quimioterapia: se raspa una cucharada de raíz de jengibre, y se pone en una taza de agua recién hervida. Se tapa y se deja reposar unos 10 minutos. Se aconseja tomar 2 tazas al día por unos siete días.

Contra la tos: Se prepara de la misma forma que el remedio contra la artritis y se toma igual, sólo que se endulza con una cucharada de miel de abejas y se le agrega el jugo de medio limón ácido.

Problemas circulatorios de las piernas y várices, para aumentar el apetito y activar la digestión: Se raspa una cucharada de la raíz y se revuelve en la ensalada. Da mejor resultado si se le agrega ajo y cebolla. Se le puede agregar a la ensalada 2 veces por semana.

La “raíz de jengibre” hay que pelarla y no se debe poner a hervir pues pierde sus propiedades medicinales.

Fuente: Libro Almanaque Escuela para Todos