¿Te preocupa que tu hijo siempre se encuentre aburrido?

Descubre porque se aburren tus hijos

Generalmente los padres se sienten frustrados cuando escuchan  a sus hijos decir “estoy aburrido”,  por lo que intentan buscar de entretenerlos. En muchas ocasiones esta sensación de “aburrimiento” es conveniente y necesaria.

Muchas veces las madres emplean la creatividad para que sus hijos diariamente desarrollen sus habilidades y enfoquen sus energías en actividades productivas, sin embargo, la voluntad a veces no es suficiente, porque siempre escucharás que se aburren todo el tiempo.

En estas líneas te revelaremos algunas razones del porqué se aburren los hijos.

Los complaces en todo lo que desean

Evidentemente este es el error más grande que podamos cometer y es consentir a los hijos en todo lo que quieran. Pero sucede, que al darles a ellos tantas opciones, logramos que pierdan el interés rápidamente y se fijen en otro objetivo. No es que no agrademos a los pequeños con algunos gustos, solo que hay que dejar que los niños deseen ese momento y hacerles saber que deben de trabajarlo para obtenerlo.

Rutina Marcada

Todo juego esta creado para promover la habilidad y desarrollar la creatividad, de modo que selecciona algún juego de mesa y delega responsabilidades dentro del hogar que sean entretenidas como por ejemplo bañar a la mascota. Recuerda,  enseña a tus hijos a usar la imaginación para que se distraigan y sean productivos.

No tienen motivación

Como padres debemos de incitar la imaginación de nuestros hijos y proponerles ideas para jugar o invitar a un amigo al hogar sobre todo si tu hijo no tiene hermanos, y así se convierten en compinches en aventuras y juegos.

Otra manera de estimularlos, es obsequiarles una mascota con el propósito de enseñarles a que aprendan a tener responsabilidades al asumir su salud, alimentación y cuidados.

¿Que debes hacer para que tu hijo no se aburra en el hogar?

Búscale un amigo

El tener con quien jugar realmente es un tesoro, sobre todo cuando el pequeño cuenta con quien distraerse y conversar de seguro se sentirá muy feliz. Su felicidad reflejará la tranquilidad y la calma para los adultos.

Encomiéndale funciones

No importa que tu hijo sea pequeño, colócale pequeñas tareas que puedan llevar a realizar y así no lo mantendrás ocupado, sino que lo estimularán el ánimo y el autoestima. Entonces, pídele que te ayude con las cosas del hogar, como arreglar su cuarto, regar las planta. Pero ten presente de decirle lo mucho que valoras su ayuda.

Organízale una agenda

Establecerle una rutina a tu hijo, ayudará a que se vea obligado a cumplir con la jornada que le has indicado y a la vez lo incitarás a que se acostumbre a tener responsabilidades en lo que le asignen.

Claro está, que la idea no es hostigarlo, pero en realidad ningún niño pequeño hará caso de lo que se le indique, al contrario, la rutina será para ti. Pero, crearte un programa e instruirle a seguirlo va a contribuir en su educación.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *